Blogs ateos

Blogs cristianos

Fundamentalismo, creacionismo, diseño inteligente y apologética extrema

Blogs escépticos

Blogs de temas variados

Política y sociedad

Balance de fin de año y arrepentimientos intempestivos

Este es mi último post del año. Me despido por ahora, pues llegan las vacaciones y me tomaré un merecido descanso. Entre la universidad, labores, familia y todo lo que constituye la vida diaria, es menester señalar que este blog, fruto de un inocente anhelo al principio, y de un gran esfuerzo al final, es algo de lo que me arrepiento. ¿Por qué? Bueno, les explicaré. Creé este blog hace casi un año (poco más creo yo), esperando poder tratar temas varios (aunque especialmente de índole atea) desde la óptica del escepticismo y el librepensamiento. Tenía la esperanza de atraer a diversas gentes a conversar sanamente, intercambiar opiniones, debatir, aprender y divertirnos. Sin embargo, estos objetivos se han cumplido parcamente, y los resultados me han desilusionado. Al momento de escribir estas líneas, este blog solo cuenta con 18 seguidores; y aunque eso realmente no es demasiado importante, pues lo que más importa es el número de comentaristas habituales, éstos últimos son escasos. Es más, el número de comentaristas fijos, vistos de forma objetiva, es de cero. Es cierto que este blog es joven aún, y que quedan por desarrollar todavía una gran cantidad de temas. Pero este año no ha sido fácil. Sin entrar en detalles, este año me ha sido muy difícil en todos los sentidos, y todos los sufrimientos imaginables me han sido presentados magnificados de una manera que no le deseo a nadie. Aún así, guardo el temple, la fuerza y la concentración suficiente para continuar, además de escribir un libro, uno de los proyectos más ambiciosos en los que actualmente me encuentro inmerso.

De más está decir que este blog fue un laboratorio para muchas de las teorías y argumentos que desarrollo en el libro, y para los cueles esperaba la participación y retroalimentación crítica de mis ciberlectores. Pero una vez más me llevé la sorpresa de que a nadie pareció interesarles demasiado, y aún cuando era así, la mayoría de las críticas eran inapropiadas por expresar un desmedido legalismo, o por el contrario, una desmedida ignorancia. Un nuevo fracaso.

Las visitas al mes no parecen pasar de 30, y para el tiempo que dedico a cada uno de los temas, si bien muchas veces es poco, considero que cada artículo es tratado de forma clara y sustancial. Para el tiempo y el esfuerzo que dedico al blog, muchas veces dejando de hacer algunas cosas, otras sacrificando tiempo de varios quehaceres, y considerando la respuesta obtenida, me parece que escribir nuevos posts no ha sido mas que una suprema pérdida de tiempo.

No esperaba un éxito súbito y grande, solo una respuesta positiva correlativa al esfuerzo. Y me parece que no se ha dado. Reconozco que mis limitaciones de tiempo, que tan negativamente afectan a cualquier sitio web, jugaron parte importante en este problema. No lo niego. Sin embargo, la respuesta a los temas ha sido tan escasa que me planteo seriamente la posibilidad de abandonar la blogósfera para dedicar más tiempo a otros asuntos, que a mi parecer me rendirían más frutos. A veces incluso pienso que sería más beneficioso para mi salud (pues tampoco en ese ámbito me encuentro bien) dormir un poco que sentarme frente a la PC, pensar en un tema, malograrme los ojos más de lo que ya los tengo (soy ingeniero informático, y mi trabajo frente a la computadora me exige muchas horas frente a ella, con el consecuente cansancio ocular y otros problemas propios de la radiación de los monitores CRT y LCD sobre el cuerpo) haciendo un trabajo inútil. De por sí ¿Quién me lee? ¿Cuántos me leen? ¿Entienden realmente lo que quiero decir, o solo se figuran lo que digo bajo sus propios términos, malinterpretando mis textos bajo el peso de su propia visión de las cosas? A menudo me parece que expreso mis palabras al vacío, y que no hay quien me escuche.

¿Qué es lo peor de todo esto? Que esta situación es la cereza en el helado. Es la conclusión, el desenlace de todo un maremágnum de infaustos desdenes, de menosprecios continuos, de un ostracismo omnipresente. Quienes me conocen en persona saben que no tengo muchos amigos, soy en realidad alguien tranquilo, calmado, sin grandes caprichos, ni siquiera un poco superficial y realmente preocupado por cosas que valen la pena. Amante de los animales, ayudo tanto como puedo, y pese a mis problemas y en la medida de mis posibilidades (no soy millonario ni mucho menos) trato de poner mi parte para hacer un mundo mejor.

Sin duda estos últimos años han sido difíciles en mi vida. Antaño, profesores y amigos del medio de las letras me decían que escribo muy bien, y esa fue una de las razones por las que comencé a escribir mi libro. Pero al ver el penoso rendimiento de este blog me replanteo mi situación; y pienso que, siendo internet un medio gratuito, libre y de fácil acceso por todo el mundo, la lectura de los posts debería ser por lo menos el doble de lo que es ahora. Eso me hace pensar: Si se me lee tan poco ofreciendo gratis mi esfuerzo, ¿Qué posibilidades tengo de vender un libro en el libre mercado? Viéndolo positivamente pensaría que quienes los compran suelen ser gente o con más interés intelectual (excepto quienes compran novelas fantásticas, revistas o periódicos) o gente superficial que únicamente los compra porque sí (lo cual haría que mi ganancia fuese mayor, lo cual no es del todo mala idea). Siendo pesimista, diría que si en la red nadie me lee, lanzar un libro en papel, por más bueno que sea, sería una pérdida de tiempo y dinero. Y no estoy como para correr ese riesgo.

En este año, y volviendo la vista atrás, tengo muchas cosas de qué arrepentirme: Me arrepiento de haber invertido tiempo en vano, de haber gastado mi tiempo inútilmente escribiendo temas que el mundo entero ignora, de haber perdido ratos de descanso, e incluso tiempo de mi recuperación cuando estaba enfermo, por poner algo en este blog que no me ha dado nada y que solo unos cuatro gatos conocen. De haber puesto esperanzas en proyectos que no se concretaron, en personas que me decepcionaron, en amigos que se alejaron, de forma hipócrita y pueril, cual verdugos arrepentidos pero con una risa voraz. En fin, me arrepiento de todo aquello que me es imposible cambiar. Y me arrepiento también de no poder echar el tiempo atrás.

Ahora me voy, y no vuelvo sino hasta febrero. O por lo menos eso espero, si es que no decido antes que no vale la pena seguir manteniendo este blog, que tanto tiempo me ha quitado y que tan difícil ha sido dar a conocer. Me parece que mi esfuerzo no se refleja en algo concreto, no hay recompensas, no hay nada. Y no es que espere demasiado, pero algo con lo que no contaba era encontrarme con ese casi tan absoluto silencio. Estoy cansado de muchas cosas, y una de ellas es el esfuerzo inútil. Y una de las cosas que más me molesta es hacer un intento que desde el principio está destinado a fracaso. Desconozco mi futuro y el futuro de este blog, pero vistas así las cosas, creo que lo único que me queda por hacer es dedicarle menos tiempo al blog, hacerlo mi entretenimiento personal, mi espacio de recreo, y no esperar que alguien responda a este insondable llamado en la oscuridad. Pero no estaré gritando para siempre, porque mi paciencia no da para tanto. Soy mas bien del tipo práctico, y si veo que algo no da resultado (aunque sea uno pequeño, pero proporcional) en poco tiempo, simplemente me deshago de él. Es una actitud bastante empresarial y pragmática, pero parece que no tengo otra salida. Asumo que podré darle a este blog otro año más. Si al cabo de éste los resultados no me satisfacen, abandonaré la blogósfera, y el nombre de “El Profanatumbas” jamás volverá a oírse. Ya me cansé de hacer esfuerzos en vano.

Pase lo que pase, agradezco de antemano a Noé Molina, genial blogmaster cuyo espacio ha sido y es una constante inspiración; a Daniel Barona, compatriota y blogmaster también, con un sitio muy atractivo e interesante; al comentarista Carlos Odín y a muchos otros que ahora no se me vienen a la mente, pues sin ellos habría desistido hace mucho, y es por ellos que todo web o foro existe. Gracias a todos, y espero, si todo sale bien y este blog resucita, estaré más tiempo con ustedes. De lo contrario, les agradezco su tiempo, que sé es muy valioso, y sus comentarios vertidos aquí. No hay nada más gratificante que saber que a alguien le importa lo que uno tiene que decir. Nada que a uno le haga sentir más vivo, más importante…más humano.

¡Felices saturnales, y que el sol invicto les sonría!

6 comentarios:

Giovanni dijo...

Amigo, no te des por vencido, tus artículos que leo son bien interesantes. Por casualidad de la vida me he topado con este blog y sinceramente tiene información bien relevante. No importa cuántas personas hayan visitado tu blog y no te den una opinión clara, lo importante es que esta información esté al alcance de todos. Si quieres abandonar tu proyecto, por lo menos no elimines este blog por que quisiera leer cada articulo que has escrito.
No pierdas las esperanzas, sigue así.
Saludos.

tosti dijo...

Hola Profanatumbas, un saludo. Primera vez que llego a tu blog, y es realmente interesante. Puede ser cierto que tengas pocos seguidores, pero me parece que visitas si debes tener bastantes. Ponle un contador, me parece que no lo tienes.
Pero no ha sido esfuerzo en vano, porque si hay poca cantidad, puede surgir mucha calidad.
Sigue adelante y suerte.

Alive dijo...

Suelo leer tu blog de vez en cuando, aunque no comento mucho (no soy de comentar mucho en los blogs que leo).
El proyecto de escribir un libro del que hablas, si disfrutas escribiendo, deberías hacerlo.

En cuanto a la publicidad del blog, puedes hacerla por twitter, facebook y cosas así, creo yo ;D

Saludoss.

El Profanatumbas dijo...

gracias a todos x el apoyo, creanme q es bastante alentador. No creo q deje el blog, pero mis ocupaciones me enviaran en diversas direcciones.
Gracias, y felices fiestas!

diego dijo...

Me declaro culpable, Profana. Y pido disculpas, porque entrar al blog entro, pero casi no he dejado comentarios, sencillamente porque comento en varios y no me queda tiempo. Pero como eso suena a excusa, empezare a participar mas. Tambien te invito a aparecer por el mio!
Y no aflojes con tu veta de escritor, tenes mucho talento! Saludos.

David Bernad dijo...

Hola.
Yo también te he añadido como enlace en mi blog http://prehistoricpark.blogspot.com.

Sigue con tu blog, me gusta mucho el diseño.
Un saludo.

Publicar un comentario

NO PUBLICAR COMO ANONIMO. LOS MENSAJES ANONIMOS SERAN BORRADOS SIN AVISO

Seguidores