Blogs ateos

Blogs cristianos

Fundamentalismo, creacionismo, diseño inteligente y apologética extrema

Blogs escépticos

Blogs de temas variados

Política y sociedad

Por qué no soy cristiano

Hay muchas personas que no comprenden cómo es que alguien llega a ser un incrédulo de cualquier tipo. Les parece especialmente increíble el que alguien llegue a decirse ateo. Tanto les sorprende a algunos que se han llegado a decir cosas de lo más extrañas. “No eres ateo, solo estás molesto con Dios”, “Seguro tuviste una mala experiencia con la religión”, “seguro no sabes bien qué es Dios/el alma/la trinidad/etc.” o cualquier otro concepto que se supone deberíamos tragarnos de forma sumisa y callada, sin la más mínima pizca de duda.

Vivimos en sociedades donde las costumbres tienden a ser uno de los pocos factores cohesionantes en la actualidad. En algunos casos, estas costumbres adquieren fuerza legal (como en las legislaciones que en los códigos legales afirman que a falta de leyes se juzga según las buenas costumbres y el sentido común). Entre estas costumbres sobresale la religión. Se supone que todos heredemos la religión de nuestra familia, de modo que se perpetúa junto a las demás costumbres transmitibles. Cuando alguien decide ser ateo, esa cadena, símbolo de continuidad y unidad, se rompe y da paso a los malentendidos, el enojo, la incomprensión e incluso a acciones violentas.

Todo esto ocurre porque al abandonar la creencia familiar se rompe uno de los vínculos afectivos entre las generaciones al interior de las familias. Lo mismo se puede aplicar al ámbito nacional. Siendo la sociedad de una nación una especie de gran familia extendida, se puede aplicar el mismo tipo de descripción psicología que a cualquier familia, solo que a una escala mayor, a la vez que deben salvarse las distancias que entre extraños serían prácticamente las mismas que entre los parientes muy lejanos.

El ateísmo es visto como una ruptura con la sociedad, en especial si en la misma la religiosidad es un factor importante. También depende de la religiosidad individual, y el efecto de grupo, así como su cantidad, ejercen sobre las conciencias individuales. Normalmente, la tendencia inicial, como con cualquier situación que se considera potencialmente negativa es la negación. Un ejemplo de esto se dio con G.W. Bush padre, al declarar públicamente que los ateos no podían ser “verdaderos ciudadanos americanos ni patriotas”.

En este escrito, pretendo sacar a relucir las principales razones por las cuales muchas personas vuelven su mirada hacia el ateísmo como una alternativa válida, valiente, acorde con los hechos así como ética y moralmente responsable ante el mal llamado “problema de la existencia”. Esas razones son generales, y excluyen a quienes se denominan “ateos irracionalistas” y a quienes lo son por parte de padres (excluyendo a quienes son parte de religiones ateas, como el budismo).

Debo decir que este también fue mi propio proceso de pensamiento, y aunque el orden a seguir no tiene por qué ser el aquí expuesto, necesariamente todos los ateos tienen en mente estos conceptos, muchos de los cuales serán mas importantes que otros, e incluso serán clave a la hora de comprender los motivos, las razones y las justificaciones de su increencia personal.

Comencemos por un punto cero. Hay algo que normalmente quienes creen en alguna deidad olvidan, y es la obligación que tienen de probar sus creencias. Esta obligación está tipificada como Onus Probandi. El que afirma (en primera instancia) es el que prueba, no el que niega. Los creyentes son quines deben probar la veracidad de sus creencias, no al revés. Durante mucho tiempo se ha creído que somos los incrédulos quienes debemos justificarnos, sin embargo eso no es lo correcto. Quienes descreemos no tenemos obligación alguna en presentar justificación positiva a menos que quienes creen puedan comprobar mas allá de toda duda la certeza de sus respectivos artículos de fe. Esto es un malentendido que a menudo sucede, y que pone a la defensiva a todos por igual, ya que los creyentes no conocen sus obligaciones filosóficas, lógicas y ontológicas, así como los ateos y también los agnósticos desconocen sus derechos discursivos, en aras de defenderse de los ataques de quienes quieren imponer su fe a los demás sin escuchar pruebas ni argumentos en contrario.

De esta forma, llegamos al primer punto. Considerando Onus Probandi, se pueden decir dos cosas: Las creencias en sí mismas no tienen un valor veritativo inherente (no son ciertas porque sí), ni valor alguno proveniente de la cantidad de adherentes que posea (pues eso sería la falacia del argumento ad numerum). Por tanto, la conclusión es clara: Ninguna creencia o fe tiene o debe tener preferencia sobre otra, pues ninguna vale nada ni es cierta hasta prueba en contrario, por lo cual se puede decir sin temor a equivocarse, que todas valen lo mismo, vale decir, nada.

El segundo punto está relacionado con este. Ninguna creencia o fe es cierta hasta que se demuestre lo contrario. Esto conlleva a otra conclusión: Las ontologías propias de cada creencia tampoco son ciertas hasta que se demuestren, por lo tanto, no es posible adjudicarles ni siquiera un pequeño porcentaje de verosimilitud. Jehová no es más ni menos probable en realidad, sino que no es probable en absoluto hasta que se demuestre su existencia.

Esta puede parecer una declaración precipitada y bastante extremista, sin embrago no lo es. Cualquier entidad sobrenatural, hasta no ser probado tendría la misma posibilidad de existir que cualquier otra cosa que imaginemos, por más imposible que esta sea. Dado que continuamos suponiendo Onus Probandi, hasta prueba en contrario las religiones o creencias no pasarían de ser meros productos culturales propios de cada pueblo durante el transcurso de la historia. Y como sabemos que la posibilidad de que exista cualquier cosa que imaginemos es prácticamente nula (a menos que en verdad existan los elefantes rosados cósmicos que sostienen el mundo o algo parecido) por ser corteses, aunque en realidad no hay razón alguna para no afirmar la verdad: Que es imposible que exista cualquier cosa que creamos.

La tercera razón por la cual ser ateo es que, siendo consecuentes con Onus Probandi, la entidad o suceso sobrenatural en el que los creyentes quisieran que creamos debe estar bien definido en sus propiedades, atributos y características. La entidad elegida no debe ser contradictoria tanto interna (entre sus propios atributos y características) como externamente (sus atributos y características contra el mundo conocido y predecible). Una entidad creadora o que afecte en forma alguna el universo conocido forzosamente debe ser compatible con las leyes del mismo, y la energía o materia de la que están compuestos debe ser interconvertible con la de nuestro universo. Esa es la única forma en la que una entidad de ese tipo sería posible, pues tendría un mínimo de coherencia lógica y de compatibilidad con las leyes de la física.

Un dios que no se ajuste a la descripción anterior sería imposible, y solo podría sostenérselo por medio de la fe. Fe que no prueba nada, y que solo sirve para confirmar las opiniones previas que una persona con juicios formados previamente pueda tener, o de consuelo para quien anhela desesperadamente un significado intrínseco para esta vacía vida, el cual no cuenta con ninguna prueba en su favor.

8 comentarios:

Noe Molina dijo...


Luego de leer este artículo no me queda otra que felicitarte. ¡Excelente disertación!... es absolutamente certero lo que dices. Yo ya había tocado el tema en mi Blog, tema que considero básico para la comprensión de las creencias o descreencias.

Te felicito por tu Blog y te deseo lo mejor. Creo que harás un excelente trabajo. Considérame seguidor y amigo. Lo que necesites, solo tienes que pedirlo; y si no lo tengo, juntos los buscamos.

Noe Molina

El Profanatumbas dijo...

Gracias Noé, es un trabajo duro, apenas estoy comenzando con esto de los blogs, así que espero contar con toda la ayuda posible, y de mi parte también te ofrezco ayuda y apoyo en lo que necesites.

Saludos.

Rodolfo Plata dijo...

Los gentiles helénicos, siendo ateos siguieron a Cristo, no como Dios sino como hombre, ejemplo de la trascendencia humana. Y su doctrina como el método a seguir para alcanzar la supra humanidad y la sociedad perfecta. En cambio los judíos cristianos, siendo teístas siguieron a Cristo, no como hombre sino como hijo de Dios. En ambos hay fidelidad a sus principios. Los cristianos de hoy en día, no judíos; tenemos doble moral porque seguimos dos doctrinas distintas y contrarias. Congruencia es seguir a Cristo por ser cristianos, e incongruencia es seguir el Antiguo Testamento sin ser judíos; lo cual nos confunde conflictua y enajena; y convierte a el judeo cristianismo en religión chatarra; trasformando las Iglesia en sinagoga, los pastores y sacerdotes en rabinos y a los cristianos en siervos del gobierno mundial judío; potentísima incubadora de generaciones de estultos en gran escala; por ello no hemos alcanzado la trascendencia humana ni la sociedad perfecta o reino de Dios que predicara Cristo. http://www.scribd.com/doc/17148152/CRÍTICA-A-LA-UTOPÍA-CRISTIANA-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

El Profanatumbas dijo...

Hola Rodolfo. Acabo de ver tu blog de pasada, está muy bien hecho. Sin embargo, hay dos cosas que no veo claras:

1. ¿Cómo que llos helénicos paganos eran ateos? Eso no lo he visto en ninguna parte. Que yo sepa, eran politeístas, creían en diferentes dioses caseros y/o en daemonios.

2. ¿Cómo se puede conjugar el humanismo con el cristianismo? El humanismo entendido como antropocentrismo, en el quer ewl hombre es el centro porque es creacion especial de un dios...en ese caso tal vez sí. Pero un humanismo que pretenda unir a todos los hombres y entender entre ellos lazos de amistad que lleguen a ser como los de una verdaderafamilia o hermandad (pues algo así si podría cambiar el mundo), francamente lo veo difícil de lograr siguiendo la doctrina cristiana. La única solución que veo es la conversión del mundo al critisanismo, pero eson sería lo mismo que se ha intentado hacer por siglos, y que demostradamente no sirve.

Aún así, me arece loable el fomentar el humanismo. Pero queda la duda: ¿Qué humanismo es el que se debe fomentar? ¿Unode corte e ideología cristiana, o uno sin ideología, que sea capaz de unir a todos al no fijarse en las diferencias que nos separan?

Gracias por comentar, y sigue adelante con tu blog, está muy bueno. Te pondré entre mis favoritos.

Saludos.

Renton dijo...

Profana:
El ateísmo es visto como una ruptura con la sociedad, en especial si en la misma la religiosidad es un factor importante.

Los cristianos somos los más antireligiosos del mundo.

Una religión es un constructo humano, una serie de reglas que observar mecánicamente.

No obstante el cristianismo es seguir tu voluntad... que es la de Dios.

Cristianismo es amar a Dios sobre todas las cosas y a partir de ahí el resto viene dado.

El hombre necesita religión, pero gracias a Dios Jesús nos salvó de eso.

Profana:
Hay algo que normalmente quienes creen en alguna deidad olvidan, y es la obligación que tienen de probar sus creencias.

Craso error.

Qué sentido tiene tener que demostrar la existencia de un Dios que exige que se crea en Él por fe?

Profana:
Ninguna creencia o fe tiene o debe tener preferencia sobre otra, pues ninguna vale nada ni es cierta hasta prueba en contrario, por lo cual se puede decir sin temor a equivocarse, que todas valen lo mismo, vale decir, nada.

Se aplica eso mismo a tu creencia?

Cómo puedes demostrar que todas valen lo mismo, es decir, nada?

Profana:
La tercera razón por la cual ser ateo es que...

La entrada no es Por qué nos soy creyente sino Por qué no soy cristiano...
Parece que has olvidado ese punto.

Y es fundamental.

Profana:
Una entidad creadora o que afecte en forma alguna el universo conocido forzosamente debe ser compatible con las leyes del mismo

Por qué?

Dios no tiene por qué someterse a aquello creado, es más, si tuviera que someterse... no sería Dios.

Profana:
Un dios que no se ajuste a la descripción anterior [...] solo podría sostenérselo por medio de la fe.

Exacto!

Profana:
Fe que no prueba nada, y que solo sirve para confirmar las opiniones previas que una persona con juicios formados previamente pueda tener

Si conocieras la Voluntad de Dios entenderías que ese argumento se desmorona.

La Voluntad de Dios es negarse a sí mismo, es anteponer las necesidades ajenas a las propias, es no dejarse llevar por los instintos, es...

Crees realmente que una persona busca de todo corazón ir en contra de su propia naturaleza para confirmar opiniones previas...?

Ando muy ocupado y te anticipo que apenas podré pasearme por este rincón estético de la blogosphera, pero que te vaya bien y que Dios te bendiga!

:]

Anónimo dijo...

El desarrollo argumentativo del artículo es bastante bueno, me agradó leerlo. Es cierto que hay que tener reglas claras a la hora de discutir argumentativamente, y el onus probandi es una base que no se puede en ningún momento dejar de lado o la discusión no será más que una payasada corriendo en círculos. Y desafortunadamente en estos temas eso suele suceder acompañado por la corta visión y poca tolerancia de los interlocutores quienes suelen exigir al otro se ponga en sus zapatos sin estar ellos dispuestos a hacer lo mismo. Sin embargo en algunos puntos no estoy completamente de acuerdo, no veo necesario que Dios sea compatible con las leyes del Universo para que se le admita lógicamente como creador, eso supondría una dependencia mutua y no tiene Dios que depender de su obra si es superior y pre-existente a ella (o tendríamos entonces que decir que para que creador y creado obedezcan a las mismas leyes hay algo antes o más grande que Dios y entonces este no sería Dios sino aquello anterior o más grande y así sucesiva y absurdamente ad infinitum )... A mí eso me huele un poco a cierta especie de panteísmo.

No pertenezco a ningún credo particular, sin embargo por mera fé (de la que tengo una justificación bien elaborada) y decisión personal racionalmente poco respaldada creo en Dios de una manera particular... Ahora, el problema que veo con las religiones no son sus doctrinas o sistemas de creencias en sí, el problema de las religiones son quienes las encabezan y quienes las siguen, porque generalmente persiguen intereses mucho más terrenales de lo que profesan. En el caso del cristianismo, por ejemplo, no hace falta según la propia Biblia una organización eclesiástica ni ningún tipo de organización pastoral, pues el único mandato respecto a esto es congregarse para compartir la palabra, y en esta Dios les dice a los cristianos que donde hay dos o más Él está (entonces basta con dos para congregarse y cruzar opiniones)... ¿Entonces quien dijo que había que construir un edificio, nombrar un sacerdote o pastor y dejar a un montón de gente como feligreses sin visión crítica?

monica dijo...

De acuerdo en tus razonamientos, quiero agregar lo siguiente.
La sociedad tiene expectativas de lo que es un buen hombre o buena mujer. Esta entra ellas està que tenga un DIOS, que lo frene frente a su fragilidad para ajustarse a las normas que convienen los intereses de otros.
Al final se estructuran las sectas, para seguir cultivando la dependencia, te oyen, te guian, te perdonan, te dicen que hacer y como vas a acabar, es decir te quitan la responsabilidad de decidir. Eres y seras un niño.
Asi que si decides ser un humano sin dioses, por ser congruente con tus pensamientos, ERES MALO, ESTAS EQUIVOCAD0 o bien NO TIENES HONRADEZ, NO ERES AMABLE, NO ERES RESPETUOSO, ALGO TE PASA... estas dañado y te saliste del orden "TE TIENES QUE ARREPENTIR". Hasta anticristo o demonio te vuelves.
Al final todas las sectas son peligrosas sus adeptos harán hasta lo ilegal (matar) para no tener que enfrentar que NO HAY EVIDENCIAS DE ALGO DESPUES DE LA MUERTE.
Leí un artículo sobre porque la gente a la que los dirigentes de una sexta (PROFETAS) les fallan sus profecías, siguen defendiendo al LIDER, simplemente es temor y dependencia.
Asumir la responsabilidad de actuar de forma congruente se convierte entonces en un acto de valor no reconocido.
Para quien decía que no obliga iglesia católica a actuar en contra de si mismos, las EPISTOLAS DEL PAPA, sobre como deben los sacerdotes actuar frente a los homosexuales, llega al punto de aceptar que existen, pero que deben de reprimirse para vivir como "lo dicta la iglesia, ayudados por los sacerdotes"
Soy un ser humano inteligente y por eso quiero ver evidencias reales (no suposiciones dadas por ciertas)

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Publicar un comentario

NO PUBLICAR COMO ANONIMO. LOS MENSAJES ANONIMOS SERAN BORRADOS SIN AVISO

Seguidores